Déficit de atención e hiperactividad

08-04-2016


Escrito por: Jenny Morales de Greenberg

TDAH son las siglas para el Trastorno por déficit de atención e hiperactividad.

Es un trastorno de origen neurológico que afecta la capacidad de atención, concentración y de la inhibición de conductas.

¿Cuáles son las señales de alerta?

Atención y concentración:

• Fallos al prestar atención profundamente a los detalles.

• Dificultad para sostener la atención en diferentes actividades.

• Se distrae fácilmente por estímulos externos.

• No sigue las instrucciones que se le dan.

• Falta de persistencia en las tareas.

• Parece no escuchar cuando se le habla directamente.

• Pierde cosas necesarias para tareas o actividades.

Hiperactividad e Impulsividad:

• Actividad motora excesiva.

• Se levanta continuamente cuando debería estar sentado.

• Actúa como si "estuviera impulsado por un motor".

• Va de un sitio para otro en situaciones en las que debería estar quieto.

• Juguetea o golpea con las manos o los pies.

• Habla excesivamente.

• Dificultad para esperar turnos.

• Interrumpe y molesta a otros compañeros.

• Toma decisiones sin pensar en las consecuencias.

Estos síntomas se deben observar por al menos 6 meses y en varios ambientes en los que el niño se desarrolla.

Puede haber varios tipos de diagnóstico:

• Presentación combinada: Presenta falta de atención e hiperactividad-impulsividad.

• Presentación predominante con falta de atención (no presenta hiperactividad-impulsividad)

• Presentación predominante hiperactiva/impulsiva (no presenta inatención)

El diagnóstico de TDAH lo debe realizar siempre un profesional (psicólogo / neurólogo) por medio de una evaluación completa.