¿Bebés de alta demanda?

01-03-2016


Cuando nació mi bebe la recibí con el mismo amor que cualquier madre recibe a su retoño.

Llena de miedos y alegrías al mismo tiempo. En mi familia no tenía bebés cercanos como para comparar el comportamiento de mi bebé, pero las comparaciones departe de otras personas no se hicieron esperar, y me fui dando cuenta como mi bebé

se “salía” de la norma.

Lo esperado era que los bebés comieran y durmieran, pero a mi bebé no le agradaba mucho dormir.

Parecía que se quería comer el mundo con esos dos ojos hermosos, siempre estaba atenta a todo lo que ocurría y se veía como analizaba cada persona o situación nueva. Cuando se le notaba cansada y la poníamos a dormir empezaba la pelea por no querer perderse nada.

Cuando lloraba y no lográbamos controlar su llanto este iba ascendiendo y era casi imposible que se calmara sola.

Sus siestas eran cortas y frecuentemente interrumpidas por cualquier sonido, aunque la gente me decía: “Ponle ruido para que se acostumbre” Yo notaba que el ruido de verdad le molestaba así que mientras dormía la casa era un cementerio… solo nos faltó poner un rótulo de

“no tocar el timbre”.

Con sus despertares frecuentes de noche pensábamos que al día siguiente sus siestas serian largas… pero no, ella quería explorar, investigar y conocer.

A lo largo de estos dos años, ha sido una bebé diferente, impredecible, mi hermana la ha bautizado como “la cajita de sorpresas” lo que hoy funciona con ella mañana probablemente no funcionará, la actividad que hoy disfruta probablemente mañana no le interesará.

Se aburre rápido, muy rápido de los juguetes o de los juegos, actualmente tiene dos años y al terminar de jugar con algo me pregunta “¿Y ahora?” esperando una nueva actividad.

Tengo la suerte de estar con ella todo el día para cuidarla, y eso ha hecho nuestro lazo estrecho, pero demasiado estrecho.

Mi esposo la bautizó como “mi chicle”, quisiera estar pegada a mí todo el día. Es muy demandante de mi atención, no le gusta jugar sola, necesita que yo esté a su lado.

Hace unos meses encontré en internet un artículo sobre

bebés de alta demanda

y me di cuenta que era mamá de una bebé de alta demanda. Esto me abrió la empatía, la paciencia y definitivamente me incrementó el amor por ella.

Aquí les dejo algunas características de un bebé de alta demanda:
(Tomado de www.crianzadealtademanda.com)

Intensos

Necesidad de contacto físico continuo

Demandantes

Frecuentes despertares

Insatisfechos

Impredecibles

Hipersensibles

Absorbentes

No se calman solos

Se alimentan a menudo

Sensibles a la separación

Tener un bebé de alta demanda no es fácil,

necesitaremos el doble de energía, probablemente el doble de paciencia

pero al final nos sentiremos satisfechos de hacer el trabajo de padres lo mejor que podamos.

-Jenny-