5 formas de canturrearte en la autoestima de tus hijos

26-08-2016


bc

Escrito por: Any Luna

Leemos en muchos lugares todo lo que podemos hacer para enriquecer a nuestros hijos desde su salud emocional. Apoyarlos, felicitarlos y muchas estrategias más. Pero muchas veces, genuinamente sin mala intención, nos estamos canturreando en la autoestima de ellos sin darnos cuenta.

Hoy te comparto 5 hábitos o prácticas que muchas veces las mamás hacemos con conciencia o sin conciencia y que afectan negativamente en la autoestima de nuestros chicos.

1. Ten mala autoestima (tú, como mujer)

Si tus hijos te oyen decir “no quiero salir en la foto porque siempre salgo mal” o usas frases como “a nadie le importa lo que yo quiero”, le estás enseñando con el ejemplo que es normal sentirse no importante.

2. Resuelve todos sus problemas

Yo sé, somos mamás, queremos lo mejor para nuestros hijos. Y sabemos que muchas veces lo que nosotros podemos hacer es mejor que lo que ellos pueden hacer. Pero cuando tú les resuelves todos sus problemas les estás mandando el mensaje de que lo que ellos son capaces de hacer no es suficiente.

3. Compáralo

Cuando comparas a tu hijo con otro hijo y le dices “ya viste, él ya puede manejar bicicleta y tú todavía no”, o “mirá a tu prima que ya no se hace pipí en la noche, qué pilas”, le estás mandando el mensaje de estoy decepcionada porque no estás haciendo lo que yo espero que puedas hacer. Suena fuerte y yo sé que no son esas palabras las que están diciendo o que quisieron decir, pero muchas veces un niño lo entiende de esta forma.

4. Diles que sus sueños son irrealistas

“Mami quiero ser astronauta”, “mami, quiero cazar al pulpo más grande que hay en el mar”. Por favor hijo, sé realista. Mejor pensá en que tenés que terminar la tarea de mate y alistar tu mochila para mañana. Todas, absolutamente todas las personas que están en un libro de historia es porque tenían un sueño loco y que para muchos era inalcanzable pero se tiraron al agua con todo hasta lograrlo. Ah!y les cuento… sí hay niños que se convirtieron en astronautas cuando fueron grandes y niños que al ser adultos han cazado pulpos gigantes ;)

5. Decirles que no se preocupen, que ese reto que tienen es fácil

No es fácil para un niño de 9 años aprender las multiplicaciones y no es fácil para un adolescente entender química. Cuando les dices que algo es fácil (cuando en realidad para ellos es difícil), en lugar de aliviarles la presión, tus hijos pueden llegar a pensar que algo que supuestamente es fácil, ellos no son capaces de hacer o les es demasiado difícil y por lo tanto seguramente el problema son ellos.