Las tías también amamos el caos

29-07-2016


Blog Cover 500

Escrito por: Andrea Leal

Hoy te voy a contar un poco sobre el caos desde la perspectiva de una tía. Tengo 25 años y desde los 13 soy la tía más enamorada del mundo. Tengo 4 sobrinos y todos son mi mundo.

El mayor nació hace 12 años, lo cual me ha enseñado a tratar más con adolescentes. He de decir que soy más dada a tratar con niños pequeños, pero con mi sobrino he ido adaptándome a tener un adolescente en casa (aunque no vivamos juntos).

El segundo de mis sobrinos nació el día de mi cumpleaños, hace 8 años. Sí, ha sido el mejor regalo de cumpleaños que pude haber recibido en mi vida. Con él hay una química especial. Tanto que cuando uno se enferma, el otro también aunque estemos lejos. Él me ha enseñado a ser fuerte, a no rendirme nunca. Desde pequeño ha librado batallas que sólo un gigante podría pelear, y así es él, mi pequeño gigante. Cada día me maravilla más su amor por los demás y sus ganas de vivir y luchar por sus sueños.

La tercera, es mi princesa. Ella nació hace 6 años un 3 de junio. Desde ese momento supe que tendría una princesa para toda la vida. Somos muy diferentes en cuanto a que a ella le gusta arreglarse, el maquillaje y hasta usar tacones (claro todo de acuerdo a su edad) en cambio yo, puedo pasar el día entero en pijama y sin una gota de maquillaje. Ella me ha enseñado a cuidar esos detalles que a mí a veces se me pasan por alto, como que los colores de la ropa deben combinar y que nunca está demás una peinadita y un manicure.

El más pequeño está por cumplir los 4 años. El es el serio. Todo lo analiza, busca la función de cada cosa, es muy inteligente, sabe lo que quiere, lo que no le gusta y no tiene ningún reparo en hacértelo saber. Con él he pasado mucho menos tiempo que con los demás ya que desde que nació, a los 2 meses me mudé a vivir a otro país, así que no lo vi crecer, ni dar sus primeros pasos ni sus primeras palabras. Gracias a Dios tuve la oportunidad de regresar y ahora aprovecho cada momento que estamos juntos.

A cada uno lo amo por igual. Podría dar mi vida por cada uno. Son la luz de mis ojos. Por ellos trato de ser mejor cada día, darles el ejemplo de una tía enamorada de sus 4 pequeños. Cuando están juntos los 4, de verdad puede ser un caos,pero es el mejor caos que podría tener. No cambiaría nada ni los cambiaría a ellos. Sólo detendría el tiempo, que no crezcan nunca y se quedaran así como están.

Todos los días pido para que mantengan esa inocencia que los caracteriza y los corazones llenos de bondad que tienen.

Así que, las tías también amamos el caos.