5 Problemas estomacales más comunes en bebés

07-07-2016


Traducido por: Andrea Leal
Fuente: www.momjunction.com

Blog Cover 500

Los problemas estomacales en los bebés son muy comunes. Si tu bebé ha estado llorando y quejándose sin ninguna razón aparente, es muy probable que tenga alguno de estos problemas. Sigue leyendo para aprender cuáles son, cómo son sus síntomas y también qué puedes hacer para prevenirlos.

Dolor por Gases:

Es común para los bebés tener aire en su estómago mientras están haciendo la digestión. Cuando hay un bloqueo para que pase el aire, provoca presión, lo cual puede ser doloroso para los bebés. Estos problemas se dan más que todo entre la sexta y octava semana de nacido.

¿Qué lo provoca?

Todavía no se sabe a ciencia cierta qué es lo que causa los gases en el estómago de los bebés. Pero es muy probable que sea debido a que su tracto digestivo y sus intestinos todavía están inmaduros y terminando de desarrollarse. Si recuerdas los primeros pañales de tu bebé, entenderás que su tracto digestivo aún está aprendiendo cómo funcionar para procesar la comida y desechar lo que no sirve.

Además, los gases en el estómago de los bebés es producido por la flora intestinal (bacterias normales). Con la alimentación por medio de pachas, sería agregarle un poco más de aire a su pancita.

¿Cómo identificarlo?

Puede que el estómago de tu bebé parezca inflamado o su espalda arqueada hacia adelante.

Tu bebé se puede estar retorciendo por la incomodidad. Esto puede provocar más cólico.

Pero los problemas de gases en los bebés son completamente normales, y no necesitan de mayor ayuda médica. Muy pronto tu bebé empezará a crecer y dejará atrás los problemas de gases estomacales.

¿Cómo ayudar a tu bebé?

Mientras tu bebé esté acostado boca arriba, puedes mover sus piernitas como si estuviera pedaleando una bicicleta. Presionando levemente sobre su estómago. Esto lo debes repetir un par de veces.

Si buscas darle alguna medicina, puedes darle simeticona en gotas o alguna medicina que tengas ya en casa para el cólico. También un supositorio de glicerina puede ayudar a aliviar las molestias.

Reflujo Gástrico:

. Los bebés a menudo padecen de reflujo gástrico. Esto puede provocar que tu bebé vomite seguido.

¿Qué lo provoca?

La válvula que cierra el estómago para que la comida y las bebidas no regresen al esófago, no es tan fuerte en los bebés como en los adultos. Esto puede ser la causa del reflujo, la comida puede regresar en el esófago si el bebé como mucho o muy rápido.

¿Cómo identificarlo?

Tu bebé puede vomitar un poco más seguido de lo normal. Algunos bebés son más propensos a vomitar más que otros. Pero no hay nada de qué preocuparse a menos de que el vómito vaya acompañado de alguno de estos otros síntomas: tos, atragantamiento, ahogamiento, piel color azúl o bajo peso, o no sube de peso normalmente.

¿Cómo ayudar a tu bebé?

Puedes darle de comer varias veces por pocos, en lugar de darle mucha cantidad en una sola toma. Si le das pecho, puedes cambiar de lado. Si le das pacha, date cuenta si empieza con las molestias después de que toma la mitad de la pacha.

Enfermedad de Reflujo Gastroesofágico:

Esta es un poco más grave que el reflujo gástrico. Se caracteriza porque el vómito va acompañado de dolor u otros problemas de salud. La incidencia es de un tercio de los bebés que padecen de Reflujo Gástrico un tercio de éstos padecen de la enfermedad de reflujo gastroesofágico.

¿Qué lo provoca?

Es provocado ante todo porque los músculos de los bebés todavía son débiles. Conforme van creciendo sus músculos se van fortaleciendo, y la frecuencia con la que vomitan va disminuyendo.

¿Cómo identificarlo?

Como la enfermedad de reflujo gastroesofágico causa dolor, los bebés lloran mucho después de comer. Pueden también suspirar, atragantarse, ahogarse o toser después de cada comida.

¿Cómo ayudar a tu bebé?

Mantén a tu bebé lo más vertical que se pueda durante su comida y después de que haya comido por algún tiempo. Sácale el aire. Mantén su cabecita elevada después de alimentarlo y mientras duerme, debe ser a un ángulo de 30°. Tu pediatra puede recomendar también algún antiácido para reducir los ácidos estomacales que pueden agravar los vómitos. Si tu bebé presenta algún otro síntoma como piel azulada debes llevarlo inmediatamente al médico.

Estreñimiento o Constipación:

Este es uno de los problemas más comunes, especialmente cuando tu bebé toma fórmula. La fórmula no tan fácil de digerir como la leche materna, así que tu bebé puede tener problemas de estreñimiento. Dicho sea de paso, es normal que los bebés defequen 10 veces al día o una vez cada 10 días. Pero cuando quieren defecar y no pueden, es síntoma de problemas.

¿Qué lo provoca?

Leche de fórmula, leche regular o la introducción a los alimentos sólidos puede causar estreñimiento en los bebés.

¿Cómo identificarlo?

Si tu bebé hace heces duras como pequeñas pelotitas o tiene muchos gases, hace mucho esfuerzo por defecar. Algunas veces puede haber sangre en sus heces y esto hace que luzcan de un color negruzco, rojo o marrón. Estos síntomas pueden ser suficiente motivo para llevarlo al doctor, pero si las heces son amarillas, cafés o verdes, es normal.

¿Cómo ayudar a tu bebé?

Tu pediatra te recomendará darle fibra para suavizar las heces o administrarle supositorios de glicerina.

Diarrea:

La diarrea puede poner en riesgo a tu bebé de deshidratarse.

¿Qué lo provoca?

Usualmente se da por infecciones virales o por consumir comidas o bebidas contaminadas.

¿Cómo identificarlo?

En los bebés, la diarrea se identifica por las heces acuosas.

¿Cómo ayudar a tu bebé?

La diarrea puede parar en la pérdida de líquidos del cuerpo de tu bebé. Ve al doctor inmediatamente.