Masaje para Bebés

16-06-2016


Traducido por: Andrea Leal
Fuente: http://www.momjunction.com/articles/massage-baby_002856/

Blog Cover 500

¿Cómo hacerle masajes a tu Bebé?

Como mamá tal vez estés muy interesada en las pequeñas necesidades de tu bebé- su ropa, comida, utensilios de baño, etc. Mientras tu bebé crece, quizá tendrás que implementar ligeros masajes para fortalecer sus huesos y músculos, y volverlo más activo y energético. Se cree que masajear a tu bebé tú mismo puede llegar a fortalecer también sus lazos de madre-hijo. Hay también muchos más beneficios de hacerle masajes a tu bebé— mejor sueño, alivio de cólicos, mejora las habilidades motora, mejora el desarrollo intelectual y el sistema inmune del bebé. Es muy importante para una madre conocer acerca de técnicas para masajear a un bebé para darle los mejores beneficios (y evitar lesiones accidentales) Este artículo muestra varias técnicas para masajear varias partes del cuerpo de tu bebé.

Implementos para el Masaje a Bebés:

Antes de empezar a darle masaje a tu bebé, necesitarás lo siguiente:

Aceite para masajes o crema para bebés

Toalla tibia

Cobija suave

Pañal

Tips de Cómo Masajear a tu Bebé:

Antes del masaje, asegúrate siempre de que tu bebé esté en un estado de alerta y feliz.

Debes sentarte en el suelo o en una superficie plana, formando un diamante con tus piernas para recargar a tu bebé cómodamente.

Pon una toalla o una cobija sobre tus piernas y rodillas.

Quítale la ropa y el pañal a tu bebé, y ponla sobre la toalla o cobija, poniendo su cabeza sobre tus pies.

Empieza con una caricia suave desde su cabeza hasta sus pies y mira si su reacción es placentera, continúa masajeando cada parte de su cuerpo, o detente si no se siente a gusto e inténtalo otro día.

1. Piernas:

foto 1

Empezar por sus piernas, ya que éstas son menos delicadas que otras partes del cuerpo.

Levanta una pierna por el tobillo y toca la parte superior del muslo.

Acaricia suavemente desde el muslo hasta los pies haciendo círculos con tus manos un par de veces. Agarra la pierna del muslo con tus manos y suavemente aprieta desde el muslo hasta el pie, como si estuvieras retorciendo una toalla. Masajea de los talones a los dedos de los pies con tu dedo pulgar. Luego usando la palma de tu mano, aprieta el pie de tu bebé. Despacio haz círculos con tu pulgar en toda la planta de cada pie.

Por último, aprieta suavemente en cada dedo de sus pies.

2. Brazos:

foto 2

Después de las piernas, es tiempo de masajear sus brazos.

Sostén la muñeca de tu bebé en tu mano relájala tocando suavemente en el antebrazo.

Levanta la muñeca de tu bebé con una de tus manos, manteniendo tu otra mano en su antebrazo, y dale un suave golpe en su antebrazo.

Aprieta suavemente desde su antebrazo hasta su mano, haciendo círculos con tus manos un par de veces.

Agarra su antebrazo con tus dos manos y aprieta suavemente desde el antebrazo hasta la muñeca. Repite esto en sus manos también.

Haz círculos en sus palmas, haciendo círculos con tus pulgares.

Aprieta desde su muñeca hasta la yema de sus dedos y después aprieta suavemente cada dedo.

Masajea sus muñecas en forma circular con tus dedos.

3. Pecho:

foto 3

Masajear su pecho puede convertirse en un juego - ¡Seguro tu bebé lo va a disfrutar mucho!

Pon tus dos manos en posición de oración sobre el pecho de tu bebé y aprieta suavemente desde el centro hacia los hombros.

Empezando por la parte superior de del pecho, traza un corazón con tus manos desde el centro, hacia los hombros y al centro otra vez. Repítelo varias veces.

Desde una de las caderas del bebé, hasta el hombro del lado opuesto, haz presión de forma cruzada.

4. Estómago:

foto 4

Su estómago debe ser masajeado usando una ligera presión- recuerda que su estómago es muy delicado y sensible.

Su estómago debe ser masajeado con las yemas de tus dedos, de forma circular, hacia el lado de las agujas del reloj.

Dibuja letras en su abdomen.

Traza la letra I del lado izquierdo de su abdomen.

Luego dibuja una L invertida haciendo presión desde sus costillas del lado derecho al izquierdo y luego hacia abajo.

Por último dibuja una U invertida presionando desde el lado derecho, hacia el diafragma y luego hacia el lado izquierdo.

Rodea su ombligo con las yemas de tus dedos, en el sentido de las agujas del reloj.

aprieta sus rodillas y pies juntos y presiona ligeramente contra su estómago y dibuja círculos con sus piernas encogidas varias, esto ayuda a expulsar gases.

Aprieta ligeramente su estómago con tus dos manos del centro hacia afuera.

Debes evitar masajear su estómago si el ombligo no ha sanado completamente.

5. Cara y Cabeza:

foto 5

Finalmente es el turno de masajear su cara y su cabeza.

Sostén su cabeza con tus dos manos y masajea de forma circular como si le estuvieras lavando con shampoo. Su mollera no debe ser presionada.

En su cara, dibuja un corazón con tus dos manos, desde su frente hacia su barbilla.

Pon tus pulgares en medio de sus cejas y presiona ligeramente hacia afuera.

Haz un poco de presión desde el puente de su nariz, hasta sus mejillas.

Sus mandíbulas deben ser masajeadas de forma circular con las yemas de tus dedos.

Masajea sus orejas con tus pulgares y dedos índices.

Esto debe repetirse varias veces.

6. Espalda:

foto 6

Termina con su espalda.

Pon a tu bebé boca abajo sobre tus piernas estiradas o frente a tí, con sus manos frente a él, no a los costados.

Con una mano, sostén sus glúteos, y con la otra mano presiona desde su cuellos hasta su colita.

Mueve sus brazos, desde su cuello hacia sus caderas, varias veces. Debes moverlas de forma cruzada.

No presiones la columna vertebral de forma directa, haz círculos con las yemas de tus dedos por toda su espalda. Repetir esto ayuda a aliviar la tensión en la espalda.

Sus hombros deben ser masajeados con pequeños círculos y sus glúteos con círculos más grandes.

Presiona su espalda con tus dedos como si fuera un rastrillo, sin usar las uñas.

Puntos a recordar durante el masaje de tu bebé:

Aunque el masaje para bebés tiene muchos beneficios, hay ocasiones en las que es mejor evitarlo.

Nunca le des masajes a tu bebé antes o después de comer, o cuando sea su hora de dormir.

Ejerce presión suave, pero firme. Muy suave puede hacer cosquillas y muy duro puede ocasionar lesiones.

Si tu bebé se muestra incómodo y llora durante el masaje, detente e inténtalo al día siguiente.

Debes mantener la misma rutina durante el masaje para tu bebé.

Háblale mientras le haces el masaje. Háblale con voz suave, ríete con él y hazle saber lo que estás haciendo.

Masajear a tu bebé ayuda a estimular las hormonas de crecimiento y a estimular el Sistema Nervioso Central. ¡Disfruta dándole masajes a tu bebé!